Opinión

La gestión de la calidad en la construcción II

La calidad de los productos y servicios, según la ISO 9000,  queda determinada por la capacidad, que tiene una organización, de satisfacer a sus clientes. Se entiende por organización a una empresa, un despacho técnico (de arquitectura y/o ingeniería), o incluso un proyecto determinado.

Por Juan C. Sánchez González

El tema es amplio, y es probable que no logremos abarcar todos sus aspectos; pero al intentarlo, esperamos poder tocar varios de sus puntos más importantes.

Tratando de cumplir nuestra promesa de la semana pasada, sería bueno establecer claramente lo es un SGC (Sistema de Gestión de la Calidad), o lo que supone el mismo. Es a partir de este punto, de esta definición – que se establece en la propia ISO 9000- que podremos ir viendo los escenarios de su posible implementación en el ámbito de los proyectos de construcción y en la propia ejecución de los mismos.

En la ISO 9000 - y a modo de síntesis que es lo que planteamos aquí- nos dice algo así como que un SGC es un conjunto de herramientas que sirve para identificar unos objetivos, que en nuestro caso son objetivos de calidad. Dichos objetivos, necesariamente, se identifican partir de unos procesos y recursos determinados y que se establecen previamente.

Quizás sea preciso aclarar (como parte de la definición de un SGC), que un sistema supone un conjunto de elementos que están relacionados entre ellos mismos e interactuando entre ellos mismos. Luego y a partir de esto, sería más fácil entender que un SGC se refiere a una serie de herramientas (manuales de procesos y de instrucciones para determinados trabajos, manual y registros de procedimientos de la calidad, procedimientos de inspección y ensayo, etc.), que funcionan como parte de un todo armónico.

La calidad

Antes de continuar con nuestra serie de artículo, quizás sea (más que interesante) preciso, aclarar el concepto de calidad, de acuerdo a la propia norma ISO 9000 que es la que establece la definición de concepto en estos temas; en tal sentido también realizaremos una síntesis de lo que nos establece dicha norma con respecto al término.

La calidad de los productos y servicios, según la ISO 9000, queda determinada por la capacidad, que tiene una organización, de satisfacer a sus clientes. Se entiende por organización a una empresa, un despacho técnico (de arquitectura y/o ingeniería), o incluso un proyecto determinado.

Si quisiéramos ser más universales en la definición del término, buscando corroborar lo que nos dicen las normas ISO, podría encontrar que en el Diccionario de la Construcción (http://www.diccionariodelaconstruccion.com/procesos-transversales-a-la-ejecucion-de-la-obra/proceso-productivo-calidad/calidad-2) , se nos plantea una buena definición de calidad y nos dice que la misma esel grado en que un conjunto de características de una entidad, que le confieren la aptitud para satisfacer las necesidades establecidas, cumple con los requisito.

Pero si aún quisiéramos ir a una definición más universal todavía, podríamos ver lo que nos dice el Diccionario de la RAE (Real Academia Española) sobre calidad (https://dle.rae.es/calidad): Propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo, que permiten juzgar su valor.

Viendo estas últimas dos definiciones del término podemos llegar a un concepto unificado de calidad que nos permitirá continuar la semana que viene con el tema…

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes