Opinión

Davos: Silente, pero trascendental

La principal prioridad de la reunión de este año es acelerar el progreso y el impacto del foro para abordar los desafíos globales, desde la COVID y el cambio climático hasta la educación y la gobernanza tecnológica.

Por Rafael Augusto Sánchez

Tradicionalmente el Foro se celebra en Davos, la ciudad situada a más altura en Europa (1.560 metros). Rodeada de montañas, tiene la estación de esquí más grande de Suiza. Sin embargo, no es famosa por la nieve, sino por acoger el Foro Económico Mundial.

 En 1971, Klaus M. Schwab (entonces Profesor de política empresarial de la Universidad de Ginebra), invitó a 444 ejecutivos de compañías de Europa occidental al primer Simposio de Administración de Europa que se realizó en el Centro de Convenciones de Davos, que había sido construido recientemente. Con el auspicio de la Comisión Europea y las asociaciones industriales europeas, Schwab deseaba introducir las prácticas de administración de Estados Unidos a las compañías europeas. Luego, fundó el Foro de Administración de Europa como una ONG con sede en Ginebra y atrajo a los líderes empresariales europeos, gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil y el mundo académico a Davos para la reunión anual cada mes de enero para abordar cuestiones críticas. Ha servido durante más de 50 años como plataforma global para estos fines.

Los eventos de 1973, entre ellos, el mecanismo de tasa de cambio fija de Bretton Woods y la guerra árabe-israelí, hicieron que la asamblea anual ampliara su enfoque y se ocupara no solo de asuntos administrativos, sino también de asuntos económicos y sociales, y se invitó por primera vez a líderes políticos a Davos en enero de 1974.​

El Foro Administrativo de Europa cambió su nombre a Foro Económico Mundial en 1987. De esta manera, se buscaba ampliar la visión aún más, a fin de incluir una plataforma para resolver conflictos internacionales. Los líderes políticos han utilizado Davos como una plataforma neutral para resolver sus diferencias. La “Declaración de Davos” fue firmada en 1988 por Grecia y Turquía que estaban al borde de la guerra. En 1992, el Presidente de Sudáfrica Frederik de Klerk coincidió con Nelson Mandela y  Mangosuthu Buthelezien, la primera aparición conjunta fuera de Sudáfrica. En la Asamblea Anual de 1994, el Ministro de Asuntos Externos de Israel, Shimon Peres, y el Presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, lograron un acuerdo preliminar sobre Gaza y Jericó. ​ En 2008, Bill Gates brindó el discurso de apertura sobre el ‘capitalismo creativo’: el tipo de capitalismo que funciona para generar ganancias y resolver las injusticias del mundo, utilizando las fuerzas del mercado para tratar de mejor manera las necesidades de los pobres

Cada año desde 2003, el Foro de Davos elige un tema para su evento resumida en una oración.

En el año 2016, la reunión recibió una actualización más realista: “Creando un Futuro compartido en un mundo fracturado”

En el 2018, el Foro de Davos designó por segundo año consecutivo al clima extremo como la mayor amenaza del mundo. En los últimos años, los riesgos económicos como el colapso del mercado y las fallas financieras han disminuido. Las preocupaciones ahora se han centrado en temores sobre el medio ambiente.

En su último Informe de riesgos mundiales, el Foro Económico Mundial -organizador del Foro de Davos- descubrió que tres de los cinco riesgos mundiales más probables para 2018 eran el clima extremo ambiental, los desastres naturales y la incapacidad de mitigar el cambio climático. Y por supuesto dentro de estos el factor más preocupante fue la posible desaparición paulatina del agua en el planeta, tema que nos afecta a los dominicanos de manera galopante.

 En 2021, el foro se vió obligado a cancelarse debido a la pandemia. En esa ocasión, los organizadores dividieron la agenda en una serie de encuentros virtuales que tuvieron lugar en el mes de enero, y un encuentro presencial a mitad de año en Suiza. Este año ha sido presencial del 22 al 26 de mayo.

Desde su última celebración en 2020, el mundo se ha visto sacudido por una pandemia global que ha acusado aún más desafíos previos como la desigualdad y el cambio climático, pero también ha demostrado la capacidad para lograr avances notables cuando la ciencia, la tecnología y la inversión pública y privada actúan coordinadas para responder a los retos mundiales.

En este año 2022 el lema escogido ha sido: “Trabajar juntos para recuperar la confianza.”

La principal prioridad de la reunión de este año es acelerar el progreso y el impacto del foro para abordar los desafíos globales, desde el COVID y el cambio climático hasta la educación y la gobernanza tecnológica.

El segundo objetivo es proporcionar una plataforma para la conexión y fomentar así la generación de nuevas ideas e innovaciones, involucrando a comunidades, proyectos e individuos dispuestos a compartir sus aportes. La tecnología permitirá al público observar e interactuar con el foro, a través de sesiones de transmisión en vivo, redes sociales y conexiones virtuales.

 Nuestro país está representado por el presidente Abinader. El Jefe de Estado viajó a Suiza para participar en la 75 Asamblea Mundial de la salud y en el Foro Económico Mundial. Hablará sobre la experiencia dominicana en el manejo del covid 19, la crisis económica post-pandemia y la recuperación del turismo en el país y traerá debajo del brazo sus propias conclusiones después de finalizado el evento y luego de sus reuniones con otros jefes de Estado y con el director de la OMS, Tedros Adhanon.

Rafael Augusto Sánchez hijo

raugusan@hotmail.com

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes