Opinión

Las vertientes clasistas que ofrece el cambio

Los luchadores democráticos del país que hicieron causa común con  Luis Abinader y el cambio,  sin aspirar a nada para su provecho personal,  en estos momentos tienen justos motivos para en unión de todas las fuerzas progresistas reclamar y exigir cambios en las añejas estructuras económicas que mantienen asfixiadas a la mayoría de nuestro pueblo.

Por Ramón Antonio (Negro) Veras

I.- Cada clase social procura lo suyo

1.- En una sociedad como la dominicana, dividida en clases sociales, cada una de ella tiene sus intereses, y trata de solucionar sus problemas para sentirse satisfecha en el orden material o espiritual.

2.- Allí donde cada quien sostiene diferente forma de pensar y actuar, las ambiciones y afanes son de las más variadas. De ahí que en un medio como el dominicano donde están presentes segmentos sociales desiguales, las pretensiones cambian de una clase a otra.

3.- Alrededor del triunfo de Luis Abinader, el PRM y el cambio, se mueven grupos humanos desiguales los cuales tienen  variados objetivos a alcanzar. Los sectores ganadores buscan que sus intereses sean satisfechos de la mejor manera y en la mayor proporción posible.

4.- Mientras el poder económico está complacido con el cambio por la sola  designación de los suyos en el aparato burocrático, aquellos que no se sirven del estatus quo necesitan contar con personas sensibles que se conviertan en sus genuinos intérpretes.

5.- El pueblo dominicano quiere que le hablen de cambio en el sentido de desarrollo y en función de que se tomen medidas para darle solución a las crecientes necesidades materiales y espirituales; decisiones para sentar las bases de un Estado democrático.

II.- Esa democracia capitalista aquí

6.-  Las ciudadanas y los ciudadanos que en nuestro país están en el quehacer político  con el deseo de que el pueblo dominicano viva bajo un Estado democrático, no pueden perder de vista que a las grandes mayorías nacionales las mantienen en permanente opresión para que se conserven en absoluta ignorancia.

7.- La democracia capitalista de hojalata que está vigente en nuestro país, sostenida por un sistema basado en la desigualdad, es la que propicia corrupción, prostitución, mendicidad, criminalidad, drogas, pobreza, desempleo e ineficacia de los servicios de salud y educación.

8.- Con el fin de engatusar a los pobres se les hace pasar gato por liebre, comenzando por hablarle de democracia haciendo abstracción de su contenido de clase, para que lleguen a creer que la democracia que impera aquí es la del pueblo y no la de la minoría nacional y el imperio.

9.- En la democracia del capitalismo, a los pobres se les llena de ilusiones para que se formen la falsa idea de que bajo ese sistema en algún momento llegarán alcanzar la felicidad, cuando en verdad  lo único que les espera es ser afortunados cuando descasan de la explotación al llegarles la muerte.

10.- En los marcos de la democracia del capital, en algunas ocasiones los pueblos de tanto ser engañados, burlados y políticamente engatusados por los políticos del sistema, aceptan sentirse bien con cualquier bobería, aunque en el fondo saben que los estar adormeciendo.

III.- Los coherentes y sensibles a demostrarlos

11.- A los fines de que la gente del pueblo llegue a creer que también para ellas llegó el cambio, aquellos que desde una posición progresista y democrática hicieron causa común con la candidatura de Luis Abinader y el PRM, deben hacer concreta las aspiraciones, y también la dirección y organización de las masas populares, poniéndose a su lado y levantar sus demandas.

12.- La sensibilidad, coherencia y responsabilidad de los que en las pasadas elecciones se identificaron con el mensaje del cambio, la obligación les manda a reclamar la ejecución de esa promesa, interpretando así lo que fue su decisión política y de la gran mayoría de mujeres y hombres del pueblo que sufragaron motivados por la modificación de la situación actual.

13.- Aquellos que por convicción hacen el compromiso de accionar para que la situación económica y social del país cambie realmente, deben conocer bien el estado emocional de las masas populares y su posible reacción ante determinados acontecimientos. Sin duda, importa valorar su sentir para motivarlas a actuar.

14.- Hay que retener la idea de que cuanto más complicados son los problemas a enfrentar, tanto más plenamente hay que aprovechar todas las posibilidades para estudiar el estado de ánimo de las masas y actúen con entusiasmo.

15.- Los activistas sociales en cada ocasión tienen que hacer conciencia clara y retener el criterio de que la política no puede dejar de tener prioridad sobre la economía, porque  razonar de otro modo es lo mismo que olvidar que las soluciones políticas solo pueden materializarse en plena medida con la participación de los grupos humanos de la población interesados en la modificación del orden vigente.

16.- Porque en nuestro país las condiciones subjetivas se encuentran muy rezagadas respecto a los factores objetivos, las fuerzas motrices que decidan impulsar los cambios verdaderos están en la obligación de tener buen dominio de la dirección de la lucha de masas.

17.-Además de los problemas económicos y sociales que siempre han afectado a las grandes mayorías nacionales, ahora se han agudizado como consecuencia de la pandemia que ha lesionado vivamente a los sectores más oprimidos de la sociedad.

18.- Es de singular importancia que aquellos que por convicciones y sensibilidad se autodefinen representantes de los oprimidos, estén conscientes de que no deben esperar sentados a que se produzcan los cambios, porque el movimiento de masas no genera por sí mismo conciencia política transformadora, ni la unidad y organización de las fuerzas populares interesadas en las modificaciones estructurales.

Reflexiones

a.- El cambio ganador del pasado proceso electoral, sirve para complacer a todos los gustos, porque: a) se siente compensado el que resulte premiado con un cargo en el aparato burocrático; b) resarcidos aquellos que se montaron en el carro del cambio con el único objetivo de propiciar la salida de los peledeistas del poder; c) están satisfechos y se dan por pagados los que logran que uno de los suyos sea designado en una función, aunque no sea en el Estado, pero muy bien remunerada; d) están complacidos los ciudadanos y ciudadanas que favorecieron el cambio en procura del adecentamiento de la vida pública y el funcionamiento de las instituciones; y, e) por último, aquellos que, desde una óptica progresista, se formaron la idea de que eliminando al PLD del control del Estado se agudiza la lucha social.

b.- Las personas que por sensibilidad y convicción hacen suya la lucha social, en cualquier lugar del planeta tierra donde se hable de cambio para avanzar, sin esperar ninguna clase de recompensa, están en el deber de acoger el mensaje y reclamar que se profundice, que llegue a lo más hondo, hasta donde no da más.

c.- Las ciudadanas y los ciudadanos que en el país luchan para que la democracia capitalista se democratice en provecho del pueblo, y para más profundizar la brega para hacer las instituciones funcionales en beneficio del accionar de masas, si lucharon por el cambio deben darse por ganadores, pero conscientes de que el triunfo fue para obrar políticamente haciendo labor de organización, concientización y movilización de las masas populares.

d.- Los luchadores democráticos del país que hicieron causa común con Luis Abinader y el cambio, sin aspirar a nada para su provecho personal, en estos momentos tienen justos motivos para en unión de todas las fuerzas progresistas reclamar y exigir cambios en las añejas estructuras económicas que mantienen asfixiadas a la mayoría de nuestro pueblo.

e.- Ser consecuente con ideas y principios es mantenerlos vivos bajo cualquier circunstancia. Aquellos que con la creencia de que con la llegada del cambio se lograba abrir un mejor espacio para la brega democrática, están ahora en una ocasión propicia para levantar banderas en favor de las transformaciones sociales.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes