/ Noticias por fecha

Noticias detalle

John Kerry: el relevo al frente de la diplomacia estadounidense

John Kerry: el relevo al frente de la diplomacia estadounidense

John Kerry: el relevo al frente de la diplomacia estadounidense

John Kerry: el relevo al frente de la diplomacia estadounidense
Kerry fue candidato presidencial en 2004.

John Kerry había aspirado por años al puesto de Secretario de Estado antes de ser nominado por el presidente Barack Obama, quien se alista a comenzar su segundo mandato en la Casa Blanca.

En 2009 se quedó con la esperanza de ser nombrado para el puesto. Pero Obama escogió a Hillary Clinton y Kerry se convirtió en un buen soldado del presidente en el Senado, empujando la agenda de su gobierno lo mejor que pudo, con diversos grados de éxito.

El senador de Massachussets ha presidido el Comité de Asuntos Exteriores del Senado desde 2009 y está bien al tanto de las minucias de la diplomacia y de los asuntos internacionales, no solo por cuenta de sus años de experiencia en las audiencias del comité, sino también por contar con experiencia práctica.

Kerry mantiene valiosas conexiones personales con líderes mundiales que van desde el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, al primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu.

Se espera que el proceso de confirmación sea rápido, y que Kerry esté listo para comenzar a trabajar en firme a comienzos del año.

Problemas sin solución

En los últimos cuatro años, Kerry también ha sido el enviado no oficial del gobierno a varios sitios complejos para las relaciones exteriores de su país.

En 2009, viajó a Kabul para convencer a Karzai de aceptar una segunda vuelta en las elecciones presidenciales. Se desplazó también a Pakistán en varias ocasiones, incluyendo el año pasado después del ataque donde murió Osama Bin Laden, para ayudar a calmar la ira en la región frente a la acción unilateral de Estados Unidos.

John Kerry

Kerry es visto como un veterano en las lides diplomáticos.

De gestos deliberados y estratégicos, Kerry también es muy reservado, lo que le podría funcionar bien para ser secretario de Estado, especialmente si intenta buscar la paz en Oriente Medio.

Todavía no está claro qué tanto quiere el presidente Obama involucrarse en este complejo conflicto después de los intentos fallidos durante su primer mandato. Pero Kerry verá en esto una de las áreas clave en las que él puede dejar su impronta en la historia.

Aunque Hillary Clinton estuvo involucrada en actividades para buscar el despegue de las conversaciones de paz, ella prefirió evitar verse asociada de cerca a un tema que ha dejado frustrados a muchos presidentes y secretarios de Estado.

El conflicto de Siria y el programa nuclear de Irán serán dos cuestiones apremiantes para Kerry.

El senador intentó buscar contactos con Siria, tanteando el terreno para el gobierno a partir de 2009. Hablaba a menudo de la estrecha relación que había construido con el presidente Bashar al Asad.

Sin embargo, fue calificado de ingenuo frente al tema de Siria cuando siguió hablando en términos positivos sobre el presidente Asad durante varias semanas después del comienzo de la revolución siria e insistió en que el mandatario estaría dispuesto a cambiar. Kerry dijo después que la falta de acción de EE.UU. en Siria fue muy costosa.

Las reacciones positivas

En esta ocasión Kerry tampoco era la primera opción del presidente para el cargo.

Hillary Clinton

Varios dirigentes mundiales le rogaron a Clinton que siguiera en el cargo.

Su principal candidata era Susan Rice, embajadora en la ONU y aliada cercana del presidente Obama.

Pero con sus aspiraciones afectadas por las consecuencias de los ataques de Bengasi en los que murió el embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses, Rice se retiró de la contienda por el nombramiento la semana pasada, aduciendo que los ataques políticos en su contra se convertirían en una distracción al trabajo que estaba por hacerse.

La nominación de Kerry ha generado gran número de reacciones positivas, incluso de republicanos en el Congreso que se habían opuesto a Rice.

Se espera que Kerry también sea un buen soldado dentro del gobierno.

Implementará con diligencia la agenda del presidente en política exterior, pero no temerá decir lo que piensa, según personas que han trabajado con él.

Obama y Kerry se conocieron por primera vez en la primavera de 2004. Siendo candidato presidencial, Kerry enfocó la atención nacional en Obama cuando escogió al entonces desconocido legislador de Illinois para ofrecer el discurso principal en la convención demócrata.

Este año, Kerry ayudó a la reelección de Obama, ayudándolo en su preparación para los debates presidenciales y pronunciando otro discurso en la convención demócrata.

"Pregúntenle a Osama bin Laden si está mejor ahora que hace cuatro años", dijo un combativo Kerry durante su intervención en la convención.

Tradición familiar

En muchos sentidos, Kerry es el diplomático estadounidense por excelencia.

Una carrera en la política

  • Kerry se graduó de la Universidad de Yale en 1966
  • Después de enlistarse en la marina, fue combatiente condecorado en la guerra de Vietnam.
  • Fue elegido al Senado por primera vez en 1984.
  • En 2004 fue candidato presidencial demócrata, siendo derrotado por George W. Bush.

Su padre estuvo en el servicio exterior. Kerry ha vivido en el extranjero y habla francés. Él puede sentarse durante horas bebiendo té con los líderes mundiales. Pero a menudo es difícil saber cuál es su posición sobre los temas.

La antecesora de Kerry dejó una impresión que el nuevo funcionario deberá esforzarse por igualar. La diplomacia pública de Clinton ayudó a reparar el daño a la reputación de Estados Unidos en el escenario global. Muchos líderes mundiales le han rogado que permanezca en su puesto.

Obama también le pidió que se quedara. En el Departamento de Estado, Clinton sentó las bases de un estilo de "poder inteligente" para el ejercicio del liderazgo estadounidense.

Aunque la visión de Kerry del poder estadounidense es similar, su estilo será muy diferente.

No está claro si va a ser un entusiasta practicante de la diplomacia pública.

Kerry tampoco se conoce como un buen administrador de equipo, lo que fue evidente durante su campaña presidencial. Uno de sus principales retos será administrar al equipo de miles de personas que ahora van a trabajar para él.

John Kerry: el relevo al frente de la diplomacia estadounidense

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad