/ Noticias por fecha

Noticias detalle

Editorial

Juan Bosch, como maestro y guía

Juan Bosch como maestro, líder y guía de generaciones

Polémico y cascarrabias, el profesor Juan Bosch forjó una escuela de hacer política y educó a un liderazgo democrático que le dio continuidad, aún por sendas diferentes, a sus valores.

Juan Bosch como maestro, líder y guía de generaciones
Juan Bosch junto al joven artista Miguel Núñez Polanco Archivo/Acento.com.do

Juan Bosch es considerado como el presidente más honesto que ha tenido la República Dominicana en el período democrático que se inició en 1961, a la caída de la dictadura de Trujillo, y que aún perdura como resultado del tiranicidio.

Fue también el presidente democrático, electo mediante elecciones, más breve que hemos tenido en la historia contemporánea. Fue el presidente de un gobierno que apenas duró 7 meses y que instauró una nueva Constitución, la más democrática que ha tenido el país, incluyendo la actual proclamada en el 2010.

Juan Bosch fue un maestro de la política dominicana. Desde que escribió su novela La Mañosa hasta que publicó su último libro, estuvo empeñado en elevar el nivel educativo del pueblo dominicano. Literato y político, siempre se empeñó en reivindicar la ética de sus actuaciones. Y siempre procuró que quienes actuaban cerca de él tuvieran los mismos valores y principios.

Son escasas las personas que no sienten respeto y admiración por el profesor Juan Bosch. De sus ideas se podía diferir, lo mismo que de su temperamento. Escribió de historia, de política y uno de los libros clásicos sobre las clases sociales en el país sigue siendo la Composición Social Dominicana.

Como intelectual fue un hombre digno y honorable. Desde el mismo hecho de haberse forjado como un autodidacta, y de haberse impuesto en donde quiera que trabajó con una disciplina y organización personal envidiable. Fue uno de los organizadores del exilio dominicano contra la dictadura de Trujillo.

Polémico y cascarrabias, el profesor Juan Bosch forjó una escuela de hacer política y educó a un liderazgo democrático que le dio continuidad, aún por sendas diferentes, a sus valores. Primero en el Partido Revolucionario Dominicano y luego en el Partido de la Liberación Dominicana. En el caso de éste último partido, dijo que era su gran obra y que liberaría al pueblo dominicano de las trabas del pasado, y de las injusticias, de la desigualdad, del analfabetismo y de la corrupción.

Habría que preguntarse, en este día que se conmemora un nuevo año del derrocamiento de su brevísimo y ejemplar gobierno, si los seguidores y discípulos de Juan Bosch que han gobernando bajo la sombrilla de su figura son dignos de ser llamados sus alumnos.

Todavía queda mucho para el estudio de la efectividad del pensamiento y la práctica boschista, como ideología liberadora y reivindicadora del pueblo dominicano.

Ver ¿Te gustó este artículo? te recomendamos...

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad