/ Noticias por fecha

Noticias detalle

Actualidad

De la imagen de la canciller dispuesta a exigir explicaciones al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por lo que se consideran prácticas de la Guerra Fría se pasó a la de una Merkel que o bien ignoró o bien bendijo el uso de esos programas

Merkel metida en un lío: Revelan Alemania ayudó a EEUU a espiar a todo el mundo

Bajo presión, el Gobierno alemán prometió explicar esta misma semana al Parlamento promete aclarar su colaboración con espionaje de EEUU

Merkel metida en un lío: Revelan Alemania ayudó a EEUU a espiar a todo el mundo
Ángela Merkel. Acento.com.do/Archivo.

BERLÍN, Alemania 22 jul (EFE).- El Gobierno alemán prometió hoy explicar esta misma semana al Parlamento la colaboración de sus servicios secretos con la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) después de que varios medios publicaran que probaron un software de espionaje de EEUU.

Según anunció en rueda de prensa el viceportavoz del Ejecutivo, Georg Streiter, el ministro de la Cancillería, Ronald Pofalla, convocará a partir del miércoles al órgano de control parlamentario (comisión de secretos oficiales) para informar de los detalles de ese trabajo conjunto.

Con esta sesión parlamentaria el Gobierno de Angela Merkel quiere aclarar la información publicada por el semanario "Der Spiegel", que denunció que los servicios secretos alemanes emplean software desarrollado por la NSA, el organismo acusado de orquestar un sistema de espionaje masivo a escala mundial.

Según la revista, tanto el BND, el servicio de espionaje exterior alemán, como la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), la inteligencia interior, cuentan con el programa "XKeyscore" con el objetivo de "apoyar" a sus homólogos estadounidenses en la lucha contra el terrorismo.

Para facilitar su uso, el BND habría hecho una "interpretación laxa" de la ley de protección de datos alemana.

El portavoz del Gobierno defendió hoy la colaboración internacional en la lucha contra el terrorismo.

No obstante, insistió que las actividades de los servicios secretos deben atenerse "en suelo alemán a la legislación alemana".

El Gobierno y la propia canciller sostienen a pesar de las continuas revelaciones de la prensa que no conocían el programa estadounidense de espionaje masivo y almacenamiento de comunicaciones en Alemania destapado por el extécnico de la CIA Edward Snowden. EFE

El gobierno de Merkel registra su peor revés

BERLÍN (EFE/ Gemma Casadevall).- Los medios alemanes sacuden la imagen de una canciller Angela Merkel electoralmente imbatible con una secuencia de escándalos, como la presunta connivencia con el espionaje de EEUU, que amenaza la credibilidad de sus ministros y de ella misma.

El popular "Bild" -el periódico más leído de Europa, con 12,1 millones de lectores-, el semanario "Der Spiegel" -paradigma del periodismo de investigación, con 6,3 millones de lectores- y "Süddeutsche Zeitung" -diario de referencia, con 1,8 millones de lectores- parecen haberse coligado para alterar la aparente calma que rodea a Merkel ante los comicios generales de septiembre.

Desde hace semanas, estos tres grandes medios alteran, desde sus ediciones en papel o digitales, lo que según los sondeos iba a ser un paseo de Merkel hacia la reelección, como no se resignaran a dar la contienda electoral por decidida.

El principal foco de atención es la cuestión de qué sabía y desde cuándo el gobierno de Merkel de los sucesivos programas de captación de metadatos de las comunicaciones revelados por el extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden.

Primero saltaron los nombres de "Tempora" y PRISM, a través de los cuales el Reino Unido y EEUU estarían espiando y almacenando masivamente datos de ciudadanos, gobiernos e instituciones aliadas.

Ahora surge el de "XKeyscore", un sucedáneo utilizado, según "Spiegel", por dos alas de la inteligencia alemana -el Departamento de Protección de la Constitución, en interior, y el BND, su equivalente para el espionaje exterior-

De la imagen de la canciller dispuesta a exigir explicaciones al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por lo que se consideran prácticas de la Guerra Fría se pasó a la de una Merkel que o bien ignoró o bien bendijo el uso de esos programas en aras supuestamente de la lucha antiterrorista.

Que "Spiegel" difunda semana a semana informaciones sobre estos programas de captación de datos no extraña, por ser -junto al muniqués "Süddeutsche Zeitung"- un medio identificado con las grandes exclusivas que sacudieron a sucesivos gobiernos federales.

Menos habitual es el aporte de "Bild", del grupo Axel Springer y tradicional aliado mediático de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel desde tiempos del patriarca del partido, Helmut Kohl.

No obstante, las revelaciones no han hecho mella en la ventaja que los sondeos otorgan a Merkel, que a dos meses de las generales de septiembre supera en 17 puntos a su rival socialdemócrata, Peer Steinbrück.

Tras esta cómoda situación hay tres factores de riesgo constante, como son los ministros de Interior, Hans-Peter Friedrich; de Defensa, Thomas de Maizière, y de la Cancillería, Ronald Pofalla.

El primero está en el objetivo de las críticas por sus poco convincentes explicaciones de regreso del viaje relámpago realizado a Washington, enviado por Merkel para aclarar el caso del espionaje.

Friedrich tuvo que comparecer la semana pasada ante el órgano de control parlamentario (comisión de secretos oficiales) a propósito de los resultados de ese viaje.

Esta semana le corresponderá pasarse de nuevo por esa comisión al otro ministro de Merkel, Pofalla, como consecuencia de las últimas revelaciones de "Spiegel" sobre el programa "XKeyscope".

Pofalla es, como de Maizière, persona de confianza de Merkel y el caso es especialmente delicado para la canciller: la coordinación del BND es competencia directa de Cancillería.

Finalmente, a de Maizière, político de gran peso dentro de la CDU, le persigue el fracaso del plan por dotar al Ejército alemán de drones "Euro Hawk", un proyecto al que renunció Defensa hace unos meses, tras haber invertido en ello 500 millones de euros.

Aunque el proyecto nació una década atrás, bajo el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder, su gestión ha quedado empañada por el caso de los aviones no tripulados, de fabricación estadounidense.

El presunto despilfarro en los planes de los drones está siendo investigado por una comisión parlamentaria de Defensa, ante la que comparecerá el ministro el día 31 de julio.

Mientras los medios llevan la cabecera con sus revelaciones en estos casos, el SPD actúa como comparsa y reclama puntualmente dimisiones de los tres ministros de Merkel. EFE

Ver ¿Te gustó este artículo? te recomendamos...

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad