/ Noticias por fecha

Blog detalle

Cápsulas etnográficas 

Plan de Seguridad Ciudadana, reflexiones….

Plan de Seguridad Ciudadana, reflexiones….

Saber más Acerca del Autor

Blog detalle

Tahira Vargas

Antropóloga social

Sobre mí

Especialista en la realidad social de los barrios marginados. Ha llevado a cabo decenas de investigaciones sobre juventud, violencia de género, violencia social, protestas populares y narcotráfico.

La Presidencia de la Republica presentó recientemente el “Plan Integral de Seguridad Ciudadana” al país con dos pilares fundamentales: Persecución y Prevención del Delito.

La presencia del Ministerio de la Presidencia como principal responsable del plan es importante porque puede favorecer a que la Seguridad Ciudadana sea un eje transversal que integre todas las políticas públicas desde los distintos ministerios y no se reduzca al Ministerio de Interior y Policía . La Policía Nacional y DNCD no garantizan seguridad ciudadana por su praxis y naturaleza. El establecimiento de la confianza y solidaridad como ejes claves para la Seguridad Ciudadana se contradicen con ampliación del patrullaje e inclusión de las Fuerzas Armadas. Esto aumenta la desconfianza y erosiona la cohesión social.

Se enuncia como objetivo atacar las raíces de la delincuencia identificadas en  la vulnerabilidad y  pobreza con componentes dirigidos hacia la población adolescente y joven masculina fuera de las aulas y sin empleo (población “ni-ni”). Elemento positivo por su atención en uno de los grupos con mayores condiciones de riesgo, pero que debe incluir la intervención en factores generadores y engrosantes como son:

  • Prácticas de expulsión (que se convierten en deserción) de esta población en el sistema educativo sostenidas en la intolerancia a la diversidad cultural, sexual, étnica y a la cultura juvenil-adolescente per se en sus distintas manifestaciones.
  • Indocumentación de la población dominicana y dominicana de origen haitiano a la que se le agrega el despojo de documentación por parte de la JCE que agrava esta problemática.

La delincuencia no es un fenómeno vinculado únicamente a la pobreza. En nuestro país se genera y sostiene en los estamentos de poder con extensión hacia los pobres, que se insertan desde la vulnerabilidad, inequidad y exclusión. Este enfoque omite cuatro aspectos fundamentales en las raíces y expansión de la delincuencia que son:

a)      Corrupción e Impunidad desde los estamentos de poder. La corrupción es parte de la delincuencia y no puede estar excluida de un plan de seguridad ciudadana. Las grandes redes delictivas que se extienden a  nivel macro-social están sostenidas en el ejercicio de la corrupción y la impunidad. Se hace necesario el sometimiento a la justicia de todo/a funcionario/a, ex funcionario/a, legislador/a, juez/a hasta ex presidente que tenga expedientes pendientes vinculados a robo de los bienes del estado y/o lavado de activos. Sin esta acción no es posible asumir la promoción de la confianza y los valores, claves para la seguridad ciudadana.

b)     Complicidad de la policía nacional y la DNCD con las redes delictivas. Está suficientemente demostrado que la policía nacional y la DNCD son parte del tejido de redes delictivas de toda índole: robo, atraco, venta de drogas, sicariato, trata y tráfico de personas

c)      Consumo de Drogas Ilícitas. El consumo de drogas es un factor que afecta el incremento de la delincuencia y no se menciona en el plan en términos de políticas de prevención del consumo de drogas, la transformación de la ley de drogas y el tratamiento a usuarios/as de drogas como personas enfermas. Así como tampoco se plantea la intervención en las causas del narcotráfico y microtráfico de drogas que no se reduce a la vulnerabilidad sino que tiene otros componentes.

d)     Modelo de dinero fácil - consumo y su consecuente exhibición. La exhibición  de  artículos de alto consumo en: vestimenta, vehículos, posesión de armas de fuego, villas de veraneo agudiza la desigualdad y la inequidad y con ella la violencia y la delincuencia. Esta exhibición permanente que se realiza desde dirigentes políticos, legisladores/as, funcionarios/as y personas que ascendido socialmente en forma rápida y fugaz por sus vínculos con redes delictivas genera un modelaje social en la población adolescente, joven y adulta provocando la búsqueda de dinero fácil y por ende a redes delictivas para acercarse a este modelo de consumo.

e)      Ajusticiamientos policiales como practica de persecución y legitimación de las redes delictivas. Si bien se menciona en el discurso del Ministerio de la Presidencia la necesidad de depuración de la policía nacional para que no viole los derechos ciudadanos, no se señala la erradicación de los ajusticiamientos con el sometimiento a la justicia de todos los agentes que han cometido homicidios en “supuestos intercambios de disparos”, maltrato en cuarteles y centros de reclusión. ( ver informes de denuncias de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, caso Amnistía Internacional)

f)       Centros de reclusión como espacio de inserción en redes delictivas  y de consumo de drogas. En distintos estudios que hemos realizado se evidencia la inserción de menores en redes delictivas a través de los centros de reclusión. Muchos llegan a los centros de reclusión por problemas de riñas o por situaciones confusas de acusaciones poco-transparentes y terminan insertándose en las redes de microtráfico de drogas, robo, atraco y sicariato a través de los centros de reclusión. Igual ocurre con el consumo de drogas.

“El peso del imperio de la ley” supone una reestructuración y transformación de la gestión pública con erradicación de  prácticas de corrupción, impunidad y disparidad salarial. No se eliminan privilegios con desigualdad entre cúpulas con altos salarios y salarios miserables en los/as profesionales y técnicos al servicio de la administración pública (maestros/as, enfermeras, médicos/as, empleados/as en general).

Artículo publicado originalmente en el periódico HOY

tahiravargas@yahoo.es

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver las Opiniones

Editorial

Publicidad

NoticiasTahira Vargas