/ Noticias por fecha

Blog detalle

Botella en el mar 

De parte de Ramón Matías Mella

De parte de Ramón Matías Mella

Saber más Acerca del Autor

Blog detalle

Pedro Conde Sturla

Profesor

Sobre mí

Profesor meritísimo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), publicista a regañadientes, crítico literario y escritor satírico, autor, entre cosas, de ‘Los Cocodrilos’ y ‘Los cuentos negros’, y de la novela histórica ‘Uno de esos días de abril

Ramón Matías Mella fue el primer teórico de la guerra de guerrillas en esta parte del mundo, igual que Fray Antón de Montesinos fue el creador del derecho de gente con el célebre Sermón de Adviento que es una de las joyas de la cultura humanística:

“Decid ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre aquestos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tantas infinitas de ellas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin darles de comer ni curarlos de sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren y por mejor decir, los matáis, por sacar y adquirir oro cada día?”

Mella jugó un papel protagónico la noche del 27 de febrero de 1844 en la Puerta de la Misericordia, y se le atribuye un famoso trabucazo que dio inicio al movimiento de separación  de Haití, que luego se convirtió en guerra de independencia.

A Mella “se le tenía y respetaba como un entendido en asuntos militares. Y lo demuestra cuando se inicia la Guerra Restauradora. Incorporado al Movimiento, en agosto de 1863, se le confiaron importantes misiones. Viajó al sur atravesando la Cordillera Central por Constanza, con el encargo de organizar las tropas restauradoras dirigidas por Pedro Florentino. Es designado Ministro de la Guerra y elabora el Manual de Guerra de Guerrillas que dirige por medio de una circular de fecha 26 de enero de 1864 y que recoge toda la experiencia del pueblo dominicano en esta forma singular de lucha.

El general Mella, mientras rendía sus útiles servicios a la causa, fue atacado de disentería y exhaló el último aliento en extrema pobreza el 4 de junio de 1864.”

(http://www.jmarcano.com/mipais/biografia/mella.html)

Que no sean dueños más que del terreno que pisan

Más que manual de guerrilla se trata de un parte de guerra que cabe en una página, el famoso parte o circular del prestigioso militar dominicano, un personaje fuera de serie que tiene un lugar de primer orden en nuestra historia y ha trascendido, por esa pequeña pieza de ingeniería militar, como estratega digno de respeto.

Lo respetó seguramente Máximo Gómez, que en la guerra de restauración combatió a favor de España y luego hizo suyas las tácticas de la circular en su lucha contra España en Cuba. El “Diario  de campaña” de Máximo Gómez tuvo a su vez grandes admiradores como el general alemán Rommel y el general vietnamita Vo Nguyen Giap, y desde luego el Che Guevara.

El parte de Mella, fundador de la guerra de guerrillas en Santo Domingo, resume en nueve puntos esenciales lo que ya era norma en la guerra de restauración contra España, y lo hace con una lucidez, con una fina inteligencia que no deja de sorprender. “Teorizar –de acuerdo con  Giulio Carlo Argan- significa trasponer desde el terreno de la práctica al terreno de las ideas”. Eso hizo Mella:

“1.- En la lucha actual y en las operaciones militares emprendidas, se necesita usar de la mayor prudencia, observando siempre con la mayor precaución y astucia para no dejarse sorprender, igualando así la superioridad del enemigo en número, disciplina y recursos.

2.- Nuestras operaciones deberán limitarse a no arriesgar jamás un encuentro general, ni exponer tampoco a la fortuna caprichosa de un combate la suerte de la República; tirar pronto, mucho y bien, hostilizar al enemigo día y noche, y cortarles el agua cada vez que se pueda, son puntos cardinales, que deben tenerse presentes como el Credo.

3.- Agobiarlo con guerrillas ambulantes, racionadas por dos, tres o más días, que tengan unidad de acción a su frente, por su flanco y a retaguardia, no dejándoles descansar ni de día ni de noche, para que no sean dueños más que del terreno que pisan, no dejándolos jamás sorprender ni envolver por mangas, y sorprendiéndolos siempre que se pueda, son reglas de las que jamás deberá Ud. apartarse.

4.- Nuestra tropa deberá, siempre que pueda, pelear abrigada por los montes y por el terreno y hacer uso del arma blanca, toda vez que vea la seguridad de abrirle al enemigo un boquete para meterse dentro y acabar con él; no deberemos por ningún concepto presentarle un frente por pequeño que sea, en razón de que, siendo las tropas españolas disciplinadas y generalmente superiores en número, cada vez que se trate de que la victoria dependa de evoluciones militares, nos llevarían la ventaja y seríamos derrotados.

5.- No debemos nunca dejarnos sorprender y sorprenderlos siempre que se pueda y aunque sea a un solo hombre.

6.- No dejarlo dormir ni de día ni de noche, para que las enfermedades hagan en ellos más estragos que nuestras armas; este servicio lo deben hacer sólo los pequeños grupos de los nuestros, y que el resto descanse y duerma.

7.- Si el enemigo repliega, averígüese bien, si es una retirada falsa, que es una estratagema muy común en la guerra; si no lo es, sígasele en la retirada y destaquen en guerrillas ambulantes que le hostilicen por todos lados; si avanzan hágaseles caer en emboscadas y acribíllese a todo trance con guerrillas, como se ha dicho arriba, en una palabra, hágasele a todo trance y en toda extensión de la palabra, la guerra de manigua y de un enemigo invisible.

8.- Cumplidas estas reglas con escrupulosidad, mientras más se separe el enemigo de su base de operaciones, peor será para él; y si intentase internarse en el país, más perdido estará.

9.- Organice Ud. dondequiera que esté situado, un servicio lo más eficaz y activo posible de espionaje, para saber horas del día y de la noche el estado, la situación, la fuerza, los movimientos e intenciones del enemigo”.

He aquí el gran legado de parte del general Ramón Matías Mella. La página más brillante de la historia militar dominicana.

pcs, viernes 22 de febrero de 2013

 

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver las Opiniones

Editorial

Publicidad

NoticiasPedro Conde Sturla