/ Noticias por fecha

Blog detalle

Opinión 

La revolución, de Duarte a 1963, seguirá inconclusa…

La revolución, de Duarte a 1963, seguirá inconclusa…

Saber más Acerca del Autor

Blog detalle

Nemen Hazim Bassa

Ingeniero Mecánico

Sobre mí

Graduado de Ingeniero Mecánico Electricista Magna Cum Laude (UASD). Ni vota ni cree en la democracia representativa, invento de los norteamericanos para darle sustancia política a su capitalismo rampante. “Nunca podrá ser igual el voto de la ignorancia al voto del conocimiento”.

El 3 de octubre, cerca de las 7:00 PM, a casi 24 horas del inicio de la actividad, fuimos notificados por una amiga de la charla a impartir por Matías Bosch Carcuro, titulada “De Duarte a 1963: Revolución Inconclusa”, en el Anfiteatro de la Escuela de Medicina Dental, ubicado en el primer piso del Recinto de Ciencias Médicas (Edificio Principal) del Centro Médico de Río Piedras. En apenas segundos, y de manera fortuita, una periodista dominicana, que escribe en un periódico digital especializado en noticias para la diáspora, hizo pública la invitación, que copiamos y publicamos en nuestro portal de “Facebook”.

Ningún periodista, de los críticos de las malas gestiones gubernamentales del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), fue notificado; ningún medio de prensa, o social, se había hecho eco de la charla hasta que la periodista mencionada lo hizo en el grupo “Comunicadores Dominicanos”. Es fácil darse cuenta de qué es lo que se persigue; pero hay más: no hay 50 dominicanos en Puerto Rico que conozcan el lugar que se seleccionó para la charla, y mucho menos que alcancen a llegar al mismo sin haber dado innumerables vueltas, de esas que dan los que están perdidos y no tienen idea del lugar al que se dirigen.

Como es costumbre, llegamos al Anfiteatro a las 6:50 PM, diez minutos antes de la hora señalada, pero no fue hasta las 7:45 - 7:50 PM que dio inicio la actividad, sin que se recibieran las debidas disculpas por “los inconvenientes” que originaron el retraso, ratificando con esa despreciable actitud la normalización del inicio de las actividades una hora después de la señalada; y bajo esta sentencia, los organizadores y el charlista establecieron récord, ya que la disertación comenzó 10 o 15 minutos antes de que concluyera el obligado retraso.

43 personas, desde el inicio hasta el final de la charla, hicimos acto de presencia, entre las cuales contaban el cónsul de Mayagüez y toda su empleomanía (peledeístas pagados por el gobierno); el diputado de ultramar (peledeísta pagado por el gobierno); el cónsul de San Juan y su numerosa comitiva (peledeístas pagados por el gobierno); algo más de docena y media de puertorriqueños; dos, o quizás tres, peledeístas sin cargo, y el que narra esta actividad, quien devino como el único Juan del Pueblo en la charla, que estuvo matizada por arengas sobre las desigualdades sociales, la corrupción, la inmoralidad y demás desviaciones por las que atraviesa la sociedad dominicana (otras sociedades latinoamericanas fueron paraleladas), con expresiones de alto contenido revolucionario que nos remontaron a la primera mitad de la década de los setentas cuando estudiábamos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

“Administrar políticamente ese orden social” fueron las palabras de Matías Bosch que más cerca estuvieron de señalar los verdaderos responsables de la desgracia dominicana, de la que el PLD es cómplice de primera magnitud

La charla se desarrolló en forma muy atractiva… motivadora. El disertador señaló, como principal fuente de los males de la sociedad, a la clase dominante, esa que “hace lo que conviene única y exclusivamente a sus intereses”. Cuando expresó que debe existir una sociedad en la que todos seamos beneficiarios de las riquezas que produce el Estado, los peledeístas, sobre todo los asalariados del gobierno, le tributaron un ruidoso aplauso.

Quedamos estupefactos… sorprendidos; el charlista recibió un fuerte aplauso de los militantes con sueldo de un gobierno que es quien da origen a la charla y a las duras y reales expresiones de Matías Bosch Carcuro. Las “desigualdades sociales, la corrupción, la inmoralidad y demás desviaciones” son males que 22 años de gobierno de Joaquín Balaguer, 12 años de gobierno perredeísta y 13 años, 1 mes y 19 días de gobierno leonelista (al 4 de octubre del 2013, día de la “magistral charla”) no han podido superar, por lo que son los responsables absolutos de esas verdades que surgen de “La Revolución Inconclusa”.

“Administrar políticamente ese orden social” fueron las palabras de Matías Bosch que más cerca estuvieron de señalar los verdaderos responsables de la desgracia dominicana, de la que el PLD es cómplice de primera magnitud. Los motivos y las razones para “una sociedad criminal” no escaparon de las palabras del señor Bosch Carcuro, que salían de su boca como latigazos para los que validan el cuatrerismo como forma de vida en la República Dominicana.

¡Los peledeístas que cobran del gobierno que administra el Estado dominicano aplaudieron cerradamente las denuncias hechas por el conferencista sobre el nivel de culpabilidad que tienen sus “compañeros” en la criminalización de la sociedad! ¿Puede alguien entender semejante inconducta? Pero hay algo peor: el disertador no está exento del teatro y la simulación -como para hacerle honor al rey de esa modalidad: Leonel Fernández-; en ningún momento Matías Bosch alude a los responsables de gobernar el país. “Toda la culpa recae sobre la clase dominante”, fueron siempre sus palabras, utilizadas de forma insistente para sembrar, en esas “privilegiadas mentes del peledeísmo”, que partido y gobierno (que a fin de cuentas son lo mismo; no se sabe dónde termina uno y comienza el otro) han obrado en favor de los mejores intereses de la nación.

Es lógico, al llegar aquí, preguntarse cómo fue que Evo Morales, Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, Rafael Correa, Cristina Fernández, Daniel Ortega, José Mujica y Hugo Chávez rompieron con la clase dominante en Bolivia, Brasil, Ecuador, Argentina, Nicaragua, Uruguay y Venezuela. ¿Son diferentes los cojones y los ovarios de los ciudadanos y las ciudadanas de otros países? ¿Por qué Leonel Fernández y Danilo Medina, que parecen ser compañeros de partido de Matías Bosch, no pudieron romper con la clase dominante?

El disertador llegó a expresar que la situación de la República Dominicana no tiene solución; que la única visible es la integración del pueblo a la lucha… y, sin mayores explicaciones, dejó caer esta preciosura que lo retrata de cuerpo entero: “Juan Bosch sabía que tenía que contar con el pueblo… por eso fundó el PLD”. Imaginamos que los lectores sabrán cómo fueron los aplausos de los peledeístas con sueldo presentes en la actividad, que constituían casi el 50% de la audiencia.

¿No validan esas palabras de Matías Bosch “las desigualdades sociales, la corrupción, la inmoralidad y demás desviaciones por las que atraviesa la sociedad dominicana” que se dan bajo los gobiernos del PLD y que él mismo se encargó de denunciar encubriendo la falta de determinación de sus compañeros gobernantes bajo el manto de la clase dominante? Y si las validan, ¿para qué la charla? ¿Qué sentido tiene denunciar el desmadre de la sociedad dominicana, plantear “La Revolución Inconclusa” como explicación a los males del presente, y ser parte de una agrupación de degenerados que ha vandalizado el Estado, moral y materialmente, sin importar consecuencias?

El señor Bosch Carcuro es un brillante joven dominicano -nieto de Juan Bosch, muy preparado… y aparentemente muy comprometido con las mejores causas del pueblo de Duarte, de Sánchez, de Mella, de Luperón, de Fernández Domínguez, de Caamaño y de su propio abuelo (Juan Bosch)- por quien sentimos muchas simpatías; ambos hemos interactuado en escritos, respaldando cada uno la posición del otro, pero no podemos avalar sus pretensiones de anidarse subrepticiamente dentro de una entelequia política para buscar desde ella la nominación presidencial.

Le informamos al señor Matías Bosch que Juan Bosch, su abuelo, fundó los que hoy son los dos partidos mayoritarios en la República Dominicana: el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y el PLD; y ninguno de los dos sirve en la actualidad para lograr los objetivos que perseguía. Ambos son partidos integrados por dominicanos, y los dominicanos deben estar bajo estricta supervisión, normas y procesos disciplinarios, que existieron en el PLD mientras él fue su líder, pero que desaparecieron cuando se encumbró el creador del "Nuevo Camino". Queremos decirle con esto que si su meta es alcanzar el poder con esta agrupación, desde ya le aseguramos un fracaso total en su gestión, salvo que sea la misma del "león": gobernar para enriquecer a sus acólitos y favorecer a esa clase dominante a la que tanto alude.

Debería, el señor Bosch Carcuro, cuando vuelva a dar una charla, en República Dominicana o cualquier otro lugar del mundo en el que habiten dominicanos (dudamos que haya alguno sin nosotros), preocuparse de que no sea para los que trabajan en el gobierno; debería, el brillante joven dominicano, rodearse de ese pueblo a quien le señala el mayor de los protagonismos a la hora de realizar verdaderos cambios en la sociedad. La política, como la concibió su abuelo, a quien conocemos mejor que nadie en este mundo, se basa en la verdad, en la sinceridad, en verle la cara al pueblo; eso hizo don Juan, como le llamamos en las ocasiones en que pudimos compartir con él.

Para finalizar, ya que hizo extensiva la charla a otras sociedades, nos permitimos recordarle que la revolución sí se está haciendo en América Latina. Como dispone de facilidad de viaje, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela... son lugares para aprender a combatir la clase dominante. Ojalá el Sr. Bosch haya podido palpar la dictadura con respaldo popular que Hugo Chávez implementó en Venezuela, convirtiéndose en el Lenin de la "Tesis de la Dictadura con Respaldo Popular" que su abuelo escribió por aquellos años que formaron verdaderos seres humanos, desde Paris y Zadar (capital de Francia y ciudad de la antigua Yugoeslavia), y que publicó como artículos en la revista ¡Ahora! entre los meses de agosto y diciembre de 1969.

Hacemos pública esta comunicación porque los dominicanos debe saber cómo, los peledeístas que dirigen una fundación que lleva el nombre de Juan Bosch, realizan sus actividades: puramente elitistas, pero no elitismo de caché sino, elitismo de lambonería.

Ing. Nemen Hazim

San Juan, Puerto Rico

9 de octubre de 2013

 

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver las Opiniones

Editorial

Publicidad

NoticiasNemen Hazim Bassa