/ Noticias por fecha

Blog detalle

De palabra en palabra 

EXTENSIONISTA

EXTENSIONISTA

Saber más Acerca del Autor

Blog detalle

Roberto Guzmán

Lingüista

Sobre mí

Miembro correspondiente de la Academia Dominicana de la Lengua.

EXTENSIONISTA

. . .una excelente noticia para un programa vital para el café colombiano que inició sus operaciones. . .y que hoy cuenta con 998 EXTENSIONISTAS 97 coordinadores seccionales. . .”

Esa voz del título hace muchos años que está en uso. Se la ha encontrado en periódicos y publicaciones editados en varios países de la América Hispana. Todo parece indicar que no ha sido afortunada para encontrar patrocinio que le permita entrar en el lexicón mayor de la lengua o en los diccionarios de uso del español.

Como no se puede negar la existencia del vocablo y se tenía idea cierta del uso, se recurrió el Diccionario de americanismos y allí se encontró asentado el término. Ese diccionario refiere que es de uso en Chile.

Puede asegurarse que se emplea la palabra en República dominicana con el mismo valor: “Persona que se encarga de la extensión o divulgación de una actividad o servicio a la comunidad. Añade la citada obra que es de uso en la lengua de prestigio, culta, esmerada.

En Ecuador es el “agrónomo que instruye los núcleos de campesinos sobre determinados aspectos del trabajo agrícola”. Se recuerda que en República Dominicana existe la denominación del título aplicada a las personas que trabajan en el desarrollo de cooperativas.

Afín con la palabra en estudio hay otra que es “extensionismo” que se refiere a la “difusión teórica y práctica de aspectos agronómicos entre núcleos campesinos”.

Por el registro de habla en que se utilizan las palabras tratadas en esta sección debieron ya haber logrado su incorporación en los diccionarios generales. Es probable que no pase largo tiempo antes de que se produzca el reconocimiento.

A PENAS – APENAS

“Este proyecto se radica A PENAS un mes después de que el presidente Obama solicitara, como

parte de su propuesta presupuestaria que se provean. . .”

Algunas nociones en el arte de la escritura son básicas. Forman esta parte de los conocimientos elementales que facilitan la redacción entendible y, por ende creíble. La diferencia entre la palabra “apenas” y la combinación “a penas” forma parte de la lista de asuntos de principio en el arte de la redacción.

Se examinará primero mucho (por no decir todo) de lo concerniente a “apenas” y luego se procederá a revisar lo pertinente a “a penas”. El propósito es dejar bien establecidas las diferencias en los casos en que debe usarse una u otra de las dos.

Apenas puede considerarse como adverbio cuando significa “casi no, difícilmente, escasamente”, en algunos casos iguala el valor de “escasamente, solo”. En algunos países de Hispanoamérica se utiliza para destacar que la acción que se designa con el verbo recién acaba de producirse o está empezando a producirse. En casos como estos se desanima la escritura en dos palabras separadas.

En algunas situaciones apenas equivale a “tan pronto, al punto que”. Ejemplo de este empleo es esta oración: “Tan pronto se enteró de las lesiones comenzó con las diligencias para resarcirlo”.

Puede decirse o escribirse que tiene aquí el valor de “enseguida que, inmediatamente que”. Como se aprecia en el ejemplo ofrecido la acción de uno y otro verbo se realiza casi de manera concomitante en el tiempo.

En las hipótesis en que corresponde “apenas” con el significado de “casi no” o “escasamente, solo” como se mencionó antes, ha de tenerse en cuenta que la construcción debe compadecerse con el uso. Por lo tanto, en las frases negativas se colocará detrás del verbo; en las frases afirmativas se sitúa delante. “Era tan pequeño aun el niño que apenas alcanzaba el mostrador”. “Tiene tanto dominio de sí mismo que apenas se le ve reaccionar ante el peligro”.

Si se construye una oración con “apenas” para denotar “escasamente”, se usa precediendo la expresión de cantidad.

El maestro Seco en su Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española considera “apenas” como adverbio de cantidad cuando reemplaza a “tan solo”. Tilda de adverbio de tiempo a “apenas” si este equivale a “inmediatamente antes”. En el último caso se correlaciona con la conjunción “cuando”. Desempeña conjunción de tiempo si se emplea en el caso de “tan pronto como”. Más arriba se introdujo un ejemplo con “tan pronto” que reproduce las circunstancias en que se utiliza “tan pronto como”.

En los casos en que se desea adornar la redacción con algunos rasgos de precisión intercalando apreciaciones o añadiéndolas a la locución adverbial, entonces sí hay que dividirla.  Así se dice y escribe: “A duras penas logró diplomarse”. Puede decirse que “penas” es algo diferente y que funciona como nombre.

ESTATUS – STATUS

“En la Cuba prerrevolucionaria la mujer había logrado avances en su STATUS social que superaban los de otros países latinoamericanos. . .”

Este status entra al español desde el inglés. Es en esa lengua en la cual se utiliza mucho la palabra del latín. En el español actual hay muchas maneras de evitar la utilización de la voz latina. Una de ellas es empleando la adaptación al español. Las demás son con el uso de un vocablo castizo que signifique lo mismo. Se verán en ese orden las soluciones.

La adaptación hispanizada es estatus y de ese modo suena más propio al idioma común. Se utiliza la adaptación mentada para aludir al estado de una cosa dentro de un marco referencial.

Si no le gusta a quien escribe la forma hispanizada puede mejor utilizar las palabras que representan en español tradicional eso que se escribe o dice: “situación, condición, posición, estado”. Sobre todo para referirse a lo pertinente a lo económico, civil, social o profesional. En algunos casos estatus se acepta como representación de “posición social”. Si se tiene en cuenta el último significado la combinación “status social” podría considerarse un pleonasmo.

Se aprovecha la oportunidad para recordar que estatus es una palabra que no varía en plural. Una vez que se ha expuesto lo que precede puede recomponerse la redacción de la cita con economía de palabras.

MANIFESTARSE

Este verbo conjugado como pronominal en el español general significa tomar parte en una manifestación pública. Con mucha frecuencia se encuentra el verbo manifestar en funciones transitivas utilizado en la prensa escrita con el valor de participar en una manifestación pública.

El motivo real por el cual se incluye el verbo del título en estos comentarios es porque en República Dominicana posee una significación especial que no se conoce en otros países de habla hispana.

Los diccionarios de dominicanismos han asentado en sus textos que manifestarse es “brindar, mostrarse espléndido”. No puede negarse ese valor del verbo, mas se piensa que esa es una parte del significado.

El Diccionario de americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua Española consigna que manifestarse es “pagar el gasto que haya hecho alguien”, eso además de “invitar”.

Se piensa que lo referido más arriba no corresponde totalmente a lo que representa el verbo en español dominicano. No tiene cabida el verbo solo en las ocasiones de brindis o pagar por gastos ajenos.

En el uso entre personas de una misma edad o entre amigos, un individuo se manifiesta cuando “cae” con la contribución que le corresponde de un gasto; o por lo menos, abona dinero para el pago de los gastos incurridos en el grupo.

La diferencia que se señala puede reducirse a que la persona que se manifiesta también ha participado en los gastos para los cuales contribuye. Como puede deducirse, estas manifestaciones no son muy frecuentes, por lo que generalmente llaman la atención. La suma que abona el sujeto no es por necesidad una parte alícuota de los gastos ocasionados.

CONTORNO - ENTORNO

“Este CONTORNO televisivo siempre en los primeros lugares de sintonía está presente en la historia contemporánea de. . .”

En muchas ocasiones los lectores de la prensa escrita se preguntan si algunas palabras pueden desempeñar las funciones de otras, o lo que es lo mismo, si son sinónimas, lo que equivale a pensar o decir que unas y otras pueden desempeñar las mismas funciones en situaciones similares.

De un tema particular con respecto de lo antes esbozado se trata esta sección. El objeto de esta sección es dilucidar si las dos palabras del título, desnudas, significan lo mismo, o si pueden interpretarse por lo mismo.

La primera tarea será la de demostrar que ese “contorno” en esa redacción no tiene cabida y, segundo, que en su lugar debió colocarse un término igual o parecido a “entorno” para conferirle sentido a la oración que escribió el articulista.

La forma en cómo están compuestas o formadas las dos palabras del título puede mover a equívocos. Son dos voces muy parecidas que solo tienen dos letras diferentes al principio. Esa semejanza da lugar a las apreciaciones que de ellas se hacen.

No hay que olvidar que los matices que separan los dos términos del título son muy tenues y, que por lo tanto, el acto de aprehender la o las diferencias no resulta una tarea fácil. Es imprescindible que en el caso estudiado aquí se tenga presente que el ejemplo de la frase transcrita es muy particular para la interpretación de las discrepancias entre los dos términos del título.

Estas pequeñas diferencias no siempre pueden ser atrapadas por los escribientes, y, menos por los lectores que absorben la lectura sin cuestionar las oportunidades de las voces empleadas, sobre todo cuando las similitudes entre las auténticas y las parecidas son muy finas.

En estas circunstancias no resulta fácil establecer las débiles diferencias que separan un concepto de su próximo; no obstante, se emprenderá la tarea.

El contorno es ante todo lo demás, un territorio o un conjunto de parajes de que está rodeado un lugar o una población. En el texto no hay territorio, ni población, ni menos lugar. Es también el conjunto de las líneas que limitan una figura o composición en su segunda acepción en el DRAE. Posee además dos significaciones muy específicas; una en lingüística y la otra en numismática. No se mencionan porque son muy estrechas en su campo.

El entorno, a su vez, es el conjunto de personas, cosas y circunstancias que rodean a alguien o a algo y que inciden en el desarrollo de estas.

La locución adverbial en contorno equivale a “alrededor”. Este por sí mismo vale para denotar la situación de personas o cosas que circundan a otras, o la dirección en que se mueven para circundarlas.

Trátese ahora por todos los medios de imprimirle sentido a la cita que figura al principio de esta sección después de haber leído los significados reproducidos.

 

Ver Comentarios

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver las Opiniones

Editorial

Publicidad

NoticiasRoberto Guzmán